MÚSCULOS DE LOS MIEMBROS DEL PERRO:

ATLAS VIRTUAL

 

--------------

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carlos López Plana -e-mail

Josep Rutllant Labeaga

Manel López Béjar -e-mail

Departament de Sanitat i d’Anatomia Animals

Facultat de Veterinària

Universitat Autònoma de Barcelona

 

Copyright © 2001: Carlos López Plana, Josep Rutllant Labeaga, Manel López Béjar

 

-- --------

-----------

------------------

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INTRODUCCIÓN

Este Atlas está dirigido principalmente a estudiantes de Anatomía Veterinaria. La idea de su elaboración ha surgido, en primer lugar, de la necesidad de buscar métodos docentes alternativos a la disminución de las horas destinadas a la enseñanza de la Anatomía en el Plan de Estudios. No están demasiado lejanos los tiempos en que alguno de nosotros todavía aprendió el aparato locomotor copiando de la pizarra los esquemas que el profesor dibujaba durante la clase representando los diferentes músculos y sus correspondientes inserciones óseas. También es cierto que en aquel tiempo la Anatomía disponía de un mayor número de horas en el Plan de Estudios, que los medios audiovisuales estaban poco desarrollados y que la bibliografía disponible era bastante más escasa que en la actualidad.

Por otra parte, se ha considerado tradicionalmente que el mejor camino para aprender Anatomía es disecar. Sin embargo, la actividad práctica también se ha visto afectada en los últimos tiempos por la limitación horaria, en el sentido de que difícilmente los estudiantes pueden ya llevar a cabo la disección completa del cadáver durante el curso. Además, la disección que llevan a cabo los estudiantes, pese a sus indudables propiedades formativas, presenta también algunas desventajas. No puede ser detallada ni de calidad, ya sea por falta de tiempo, por la inexperiencia de los alumnos o porque los grupos de trabajo son mayores de lo deseable. La disección tiene, por otro lado, un carácter conservador, ya que se intenta guardar el máximo de estructuras hasta el final del curso. Todo ello tiene como consecuencia que, por ejemplo en el caso concreto del aparato locomotor, el alumno muchas veces no reciba una idea clara de la disposición de los músculos, no vea sus inserciones óseas y por tanto no comprenda bien su función.

La reducción horaria a la que se enfrenta la enseñanza tradicional, por un lado, y los inconvenientes de la disección, por otro, son pues los motivos que nos impulsan a presentar este trabajo. El Atlas incluye más de un centenar de imágenes que, a través de un conjunto de disecciones progresivas, desde los planos más superficiales a los más profundos de las diferentes regiones, pretenden mejorar el conocimiento que el alumno tiene de los músculos de las extremidades del perro en particular y del aparato locomotor en general. Por supuesto que no pretendemos sustituir las clases, ni alejar al estudiante de la disección, sino simplemente proporcionar un método complementario de aprendizaje que amplíe los conocimientos y que sirva como recordatorio de lo visto en el aula y en la Sala de disección.

El Atlas se ha elaborado siguiendo un criterio fundamentalmente sistemático, que creemos es el más adecuado para los estudiantes de primer curso de la Licenciatura de Veterinaria. Al dar predominancia al carácter sistemático de las disecciones y de las imágenes nos hemos visto obligados a obviar elementos de importancia clave como son los vasos y nervios, lo que ha ido en detrimento del conocimiento topográfico y de la aplicación clínica inmediata. Nuestra intención es, no obstante, incluir en próximas versiones imágenes que faciliten la comprensión de la anatomía topográfica de las diversas regiones consideradas y que sean por tanto de una mayor aplicación clínica. Sí introducimos ahora, en cambio, imágenes obtenidas de secciones transversales de los miembros a diferentes niveles, con la intención de que faciliten la adquisición, por parte del alumno, de un concepto tridimensional de la estructura. Igualmente, esperamos también en el futuro completar el trabajo con una nueva entrega que incluya los músculos de la cabeza, del tronco y de la cola.

Todas las disecciones que se presentan se han realizado en piezas procedentes de cadáveres fijados mediante una solución de formaldehído. Los cortes transversales de los miembros se han llevado a cabo en piezas no fijadas. Ningún animal se sacrificó con el propósito de ser utilizado en la preparación de esta obra. La terminología utilizada sigue, por lo general, las propuestas de la obra "Nomenclatura anatómica veterinaria ilustrada" (1996), que recoge las últimas modificaciones incluidas en la 4ª edición  de la Nomina Anatomica Veterinaria (1994).

No queremos concluir esta Introducción sin expresar nuestro más sincero agradecimiento al Dr. Joaquim Castellà, profesor de la Unitat Docent de Parasitologia i Malalties Parasitàries de nuestra Facultat de Veterinària, por sus ánimos constantes para que este proyecto llegara a buen fin, por introducirnos en los entresijos de la manipulación digital de imágenes y en el manejo del programa Adobe Acrobat y por su total disposición siempre que lo hemos necesitado. También damos las gracias a Fernando Hernández Escoriza, técnico de la Unitat Docent d'Anatomia i Embriologia, por la ayuda prestada para la obtención de las piezas presentadas en las imágenes 12a, 12b, 12c, 12d, 22a, 22b, 22c y 22d.

Esperamos que este Atlas sea útil, no sólo al estudiante de Anatomía Veterinaria, a quien está principalmente dirigido, sino también a cualquier otra persona interesada en conocer la Anatomía del perro.


Los autores, junio de 2001

         

 

 

 

 

                                

   

¿Cómo utilizar el Atlas?

 
Abreviaturas utilizadas:

A, Aa: Arteria, arterias
C: Cabeza
M, Mm: Músculo, músculos
N, Nn: Nervio, nervios
P: Parte, porción
V, Vv: Vena, venas
C, T, L: hace referencia a las vértebras cervicales, torácicas o lumbares respectivamente


 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

ÍNDICE

 

MÚSCULOS DE LOS MIEMBROS

Miembro torácico
----

----Mm de la cintura
--------Capa superficial
------------M trapecio
------------M braquiocefálico
------------M omotransverso
------------M dorsal ancho
------------Mm pectorales superficiales
--------Capa profunda
------------M pectoral profundo
------------M romboides
------------M serrato ventral
----

----Mm intrínsecos
--------Mm del hombro
------------Grupo lateral
----------------M supraespinoso
----------------M infraespinoso
----------------M deltoides
----------------M redondo menor
------------Grupo medial
----------------M subescapular
----------------M coracobraquial
----------------M redondo mayor
--------Mm del codo
------------Grupo craneal
----------------M braquial
----------------M bíceps braquial
------------Grupo caudal
----------------M tríceps braquial
----------------M ancóneo
----------------M tensor de la fascia antebraquial
--------Mm supinadores y pronadores
----------------M braquiorradial
----------------M supinador
----------------M pronador redondo
----------------M pronador cuadrado
--------Mm de carpo y dedos
------------Grupo extensor
----------------M extensor carporradial
----------------M extensor digital común
----------------M extensor digital lateral
----------------M extensor carpocubital
----------------M separador largo del dedo I
----------------M extensor de los dedos I y II
------------Grupo flexor
----------------M flexor carporradial
----------------M flexor digital superficial
----------------M flexor carpocubital
----------------M flexor digital profundo
--------Mm del autopodo
------------Mm comunes
----------------M interflexor
----------------Mm lumbricales
----------------Mm interóseos
------------Mm propios de los dedos
----------------Mm propios del dedo I
----------------Mm propios del dedo II
----------------Mm propios del dedo V

 

Miembro pelviano
----

----Mm de la cintura
--------M psoas menor
--------M iliopsoas
--------M cuadrado lumbar

----Mm intrínsecos
--------Mm de la cadera
------------Mm externos de la cadera
----------------M glúteo superficial
----------------M glúteo medio
----------------M piriforme
----------------M glúteo profundo
----------------M tensor de la fascia lata
------------Mm caudales del muslo
----------------M bíceps femoral
----------------M separador caudal de la pierna
----------------M semitendinoso
----------------M semimembranoso
------------Mm mediales del muslo
----------------M sartorio
----------------M gracilis
----------------M pectíneo
----------------Mm aductores
------------Mm profundos de la cadera
----------------M obturador interno
----------------Mm gemelos
----------------M obturador externo
----------------M cuadrado femoral
----------------M articular de la cadera
--------Mm de la rodilla
------------M cuádriceps femoral
------------M poplíteo
--------Mm de tarso y dedos
------------Grupo craneolateral
----------------M tibial craneal
----------------M extensor digital largo
----------------M peroneo largo
----------------M extensor largo del dedo I
----------------M extensor digital lateral
----------------M peroneo corto
------------Grupo caudal
----------------M gastrocnemio
----------------M flexor digital superficial
----------------Mm flex. digitales profundo
----------------M tibial caudal
--------Mm del autopodo
------------Mm comunes
----------------Mm interóseos
----------------Mm lumbricales
----------------M extensor digital corto
----------------M cuadrado plantar
------------Mm propios de los dedos
----------------M separador del dedo V

 

 

 

 

MÚSCULOS DE LOS MIEMBROS

 

Los músculos de los miembros se pueden clasificar en dos grupos: músculos de la cintura y músculos intrínsecos. Los primeros se disponen uniendo los huesos del esqueleto axial con los segmentos proximales de las extremidades y su contracción puede afectar tanto al miembro como al tronco; también se les llama músculos extrínsecos y están considerablemente más desarrollados en el miembro torácico que en el miembro pelviano. Los músculos intrínsecos se sitúan uniendo entre sí los diferentes segmentos del esqueleto del miembro; su contracción mueve las articulaciones de la extremidad.


MÚSCULOS DE LA CINTURA DEL MIEMBRO TORÁCICO

En el perro, como en el resto de los mamíferos domésticos, los músculos de la cintura torácica constituyen un medio de unión entre la extremidad y el tronco. Este tipo de unión muscular entre el miembro y el tronco, llamada sinsarcosis, constituye una solución a la ausencia de una verdadera articulación entre los huesos del miembro torácico y los del tronco, por lo que los músculos del grupo son numerosos y están, en general, bien desarrollados. Desde sus orígenes relativamente alejados en la cabeza (cráneo), cuello (vértebras cervicales), dorso (vértebras torácicas y lumbares) y paredes del tórax (costillas y esternón), los músculos del grupo se disponen radialmente convergiendo en las partes proximales de la extremidad (escápula y húmero), donde se insertan (figura 1a). 

Los músculos de la cintura torácica cumplen dos funciones destacables. En primer lugar participan en la locomoción, ya que colaboran en los movimientos del miembro: adelantan la extremidad (músculos braquiocefálico, trapecio, omotransverso, serrato ventral torácico), la retraen (dorsal ancho, romboides, pectoral profundo, serrato ventral cervical), la abducen (trapecio) o la aducen (pectorales). Además, cuando el miembro está fijo, firmemente apoyado sobre el suelo, los músculos extrínsecos propulsan el tronco (músculos pectoral profundo, serrato ventral torácico, dorsal ancho), lo lateralizan (pectorales), colaboran en la inspiración (serrato ventral torácico), elevan o lateralizan la cabeza y el cuello (trapecio, romboides, serrato ventral cervical) o descienden la cabeza y el cuello (braquiocefálico).

En segundo lugar, y ésta es quizá su función más característica, los músculos más potentes del grupo (pectorales, serrato ventral) proporcionan el aparato sinsarcótico de suspensión que une el tronco a los miembros, de manera que el tronco queda suspendido de forma elástica y flexible, tanto en posición estática como durante el movimiento, por una amplia banda muscular entre las extremidades izquierda y derecha.

Los músculos extrínsecos colaboran, además, en la conformación del cuello y de las paredes torácicas, donde incluso pueden reconocerse a veces los contornos de los más superficiales. Con el fin de facilitar su descripción, se puede considerar que los músculos de la cintura se distribuyen en dos capas, una superficial, y otra profunda; los músculos de la capa profunda, que son los que forman el aparato de suspensión del tronco, están en general más desarrollados que los superficiales.

 

Capa superficial

M trapecio (figura 1a)
Es un músculo plano y triangular, dividido en dos partes (cervical y torácica) por una aponeurosis intermedia. Su amplio origen en el rafe fibroso dorsal medio del cuello (en común con el músculo contralateral) y en el ligamento supraespinoso abarca desde la vértebra 3C hasta la 9T. Se inserta en la espina de la escápula.
Función: Es elevador y fijador de la escápula, además de colaborar en el desplazamiento craneal de la extremidad.
Inervación: Nervio accesorio.

M braquiocefálico (figuras 1a, 1b)
Es un músculo potente y alargado que une la cabeza (y también el cuello) con el brazo. Está dividido en dos partes por la intersección clavicular (resto vestigial de la clavícula). La porción más caudal es el M cleidobraquial, que se dispone entre la intersección clavicular y la cresta del húmero (figura 7b). La porción más craneal, o M cleidocefálico, une la intersección clavicular con la cabeza y el cuello. A su vez, el M cleidocefálico muestra dos porciones bien diferenciadas: la parte cervical, que es superficial, se dispone entre la intersección clavicular y la mitad craneal del rafe fibroso dorsal medio del cuello, donde se inserta en común con el músculo contralateral; la parte mastoidea, más profunda, se sitúa entre la intersección clavicular y la apófisis mastoides del hueso temporal.
Función: Cuando la cabeza y el cuello están fijos el músculo es un potente extensor de la articulación del hombro y anteversor del miembro torácico. Cuando el miembro está fijamente apoyado en el suelo, desplaza la cabeza y el cuello lateral y ventralmente.
Inervación: El músculo cleidocefálico está inervado por el nervio accesorio y por ramos ventrales de los nervios cervicales. El músculo cleidobraquial está inervado por el nervio braquiocefálico (es un ramo del 6º nervio cervical).

M omotransverso (figuras 1a, 1b, 2a)
Desde su origen en el ala del atlas se dirige caudalmente hasta su inserción en el acromion de la escápula y en la fascia del brazo. Se encuentra cubierto, a excepción de su porción más caudal, por el músculo braquiocefálico.
Función: Adelanta el miembro.
Inervación: Nervio accesorio.

M dorsal ancho (figuras 1a, 1b, 3a)
Es un músculo ancho y de superficie triangular, de los más grandes y potentes del animal. Contribuye a conformar la pared torácica, a la que cubre laterodorsalmente. Se origina ampliamente en la fascia toracolumbar, y por medio de ésta en las apófisis espinosas lumbares y últimas torácicas. Desde su amplio origen, las fibras van convergiendo hasta acabar insertándose en la tuberosidad del redondo mayor del húmero (la inserción es común con la del músculo redondo mayor).
Función: Desplaza el miembro caudalmente y flexiona el hombro (es antagonista del músculo braquiocefálico). Si el miembro está fijo, es propulsor del tronco.
Inervación: Nervio toracodorsal.

Mm pectorales superficiales (figuras 1d, 1e)
Los dos músculos pectorales superficiales (M pectoral descendente y M pectoral transverso) se encuentran parcialmente fusionados en el perro. El músculo pectoral descendente se origina en el manubrio del esternón, mientras que el músculo pectoral transverso lo hace algo más caudalmente, en la cara lateral del esternón, entre el primer y el tercer cartílagos costales. Ambos músculos se insertan en la cresta del húmero.
Función: Colaboran en la formación del aparato suspensor del tronco entre las dos extremidades anteriores. Son aductores del miembro.
Inervación: Nervios pectorales craneales.

Capa profunda

M pectoral profundo (figuras 1a, 1b, 1c, 1d, 1e)
Se encuentra cubierto parcialmente por los músculos pectorales superficiales. Se origina a lo largo del esternón y de los cartílagos costales y se inserta en los tubérculos mayor y menor del húmero.
Función: Participa de manera importante en la formación del aparato suspensor del tronco. Retrae el miembro y, con éste fijo, propulsa el tronco.
Inervación: Nervios pectorales caudales.

M romboides (figuras 1b, 2a)
El músculo romboides, que está enteramente cubierto por el M trapecio, presenta dos porciones bien diferenciadas: M romboides cervical y M romboides torácico. Una tercera porción, el M romboides de la cabeza, está mucho menos desarrollado. El origen del músculo, que es muy amplio, tiene lugar en el rafe fibroso dorsal del cuello (M romboides cervical) y en las apófisis espinosas torácicas (M romboides torácico), abarcando aproximadamente desde la vértebra 2C hasta la vértebra 3T. La inserción se lleva a cabo en el borde dorsal de la escápula y en la cara medial del cartílago de la escápula.
Función: Eleva y retrae el miembro torácico. Con el miembro fijo eleva el cuello.
Inervación: Ramos ventrales de los nervios cervicales y torácicos.

M serrato ventral (figuras 1b, 1c, 1d)
Es el más potente de los músculos extrínsecos del miembro. Está dividido en dos porciones: el M serrato ventral cervical, que se origina en las apófisis transversas de las vértebras cervicales (entre 3C y 7C), y el M serrato ventral torácico, que se origina en la cara lateral de las 7 u 8 primeras costillas. La inserción de ambas porciones tiene lugar en la cara serrata de la escápula.
Función: Es el más importante componente del aparato suspensor del tronco. Además, con el miembro fijo, la porción cervical eleva y lateraliza el cuello; la porción torácica propulsa el tronco y participa en los movimientos inspiratorios de las paredes del tórax.
Inervación: Ramos ventrales de los nervios cervicales (M serrato ventral cervical) y nervio torácico largo (M serrato ventral torácico).

 


MÚSCULOS INTRÍNSECOS DEL MIEMBRO TORÁCICO

Los músculos intrínsecos se disponen uniendo los diferentes segmentos del esqueleto del miembro. Actúan activando las articulaciones y movilizando las partes de la extremidad. Participan por tanto en la locomoción del animal, si bien hay que tener en cuenta que esta función es relativamente secundaria, ya que la propulsión del tronco la llevan a cabo fundamentalmente los miembros pelvianos.

Algunos músculos del grupo, por otra parte, desempeñan una actividad relevante cuando el animal se encuentra en la estación, con los miembros apoyados en el suelo, puesto que fijan las articulaciones y colaboran por tanto en el soporte y la amortiguación del peso del cuerpo; en este sentido, esta función tiene una mayor relevancia en el miembro torácico que en el miembro pelviano, debido a la mayor proximidad del centro de gravedad del cuerpo a los miembros anteriores. Los músculos que participan en el mantenimiento de los ángulos articulares (infraespinoso, subescapular, bíceps braquial, tríceps braquial, flexores de los dedos, interóseos) son en general potentes y relativamente tendinosos.

Por último, algunos de los músculos intrínsecos, como es el caso de los músculos pronadores y supinadores, o de los músculos propios de los dedos, participan en el desempeño de actividades más especializadas que en ocasiones son de una especial importancia en los carnívoros (arañar, escarbar, tocar objetos, etc.).

Los músculos intrínsecos pueden clasificarse, de acuerdo con su posición y su función, en cuatro grandes grupos: Músculos de la articulación del hombro, músculos de la articulación del codo, músculos del antebrazo y músculos del autopodo. Dentro de los músculos del antebrazo se incluyen los músculos pronadores y supinadores y los músculos que actúan sobre el carpo y los dedos.

 

Músculos de la articulación del hombro

Se originan en la escápula, a la que cubren casi en su totalidad, y se insertan en la parte proximal del húmero. Se consideran un grupo lateral, cuyos componentes se sitúan lateralmente a la articulación, y un grupo medial, dispuesto medialmente.

Grupo lateral

M supraespinoso (figuras 1c, 2a, 2b, 2d, 2f, 3c, 3e).
Se origina en la fosa supraespinosa de la escápula, a la que cubre y sobrepasa cranealmente, y se inserta en el tubérculo mayor del húmero.
Función: Extiende el hombro. Fija la articulación, por lo que colabora en el sostén del peso del tronco.
Inervación: Nervio supraescapular.

M infraespinoso (figuras 2b, 2d, 2e)
Se origina en la fosa infraespinosa de la escápula, a la que cubre y sobrepasa caudalmente, y se inserta lateralmente en el húmero, en el área distal al tubérculo mayor. La aponeurosis de origen del músculo deltoides, que cubre buena parte del M infraespinoso, también le sirve de origen.
Función: Puede actuar como extensor o flexor del hombro, dependiendo de la posición de la articulación al contraerse el músculo. Además, fija la articulación y actúa como ligamento colateral lateral de la misma (la articulación del hombro carece de ligamentos extrínsecos). Es abductor del brazo.
Inervación: Nervio supraescapular.

M deltoides (figuras 1a, 2a, 2b, 2c)
Está formado por dos cabezas denominadas, en función de su lugar de origen, Parte escapular y Parte acromial. La parte escapular del músculo tiene un origen aponeurótico en la espina de la escápula. La parte acromial se origina en el acromion. Ambas partes se insertan en común en la tuberosidad deltoidea del húmero.
Función: Al discurrir caudolateralmente a la articulación del hombro, actúa como flexor de la articulación y abductor del brazo.
Inervación: Nervio axilar.

M redondo menor (figuras 2d, 2e)
Cubierto totalmente por el músculo deltoides se dispone, como éste, caudolateralmente a la articulación del hombro. Se origina en el tercio distal del borde caudal de la escápula y se inserta en la parte proximal de la línea tricipital del húmero.
Función: Flexor del hombro.
Inervación: Nervio axilar.

Grupo medial

M subescapular (figuras 3a, 3b, 3c)
Se origina en la fosa subescapular, a la que cubre totalmente, y se inserta en la parte caudal del tubérculo menor del húmero.
Función: Puede actuar como extensor o flexor del hombro, dependiendo de la posición inicial de la articulación al contraerse el músculo. Es también aductor del brazo, y ejerce además como ligamento colateral medial de la articulación del hombro.
Inervación: Nervio subescapular.

M coracobraquial (figuras 3b, 3c, 3d, 3e, 4a, 6c)
Se origina, mediante un largo tendón, en la apófisis coracoides de la escápula. Su inserción tiene lugar en el cuarto proximal de la cara medial del húmero.
Función: Puede actuar como extensor o flexor del hombro, dependiendo de la posición inicial de la articulación al contraerse el músculo. Es también aductor del brazo.
Inervación: Nervio musculocutáneo.

M redondo mayor (figuras 2e, 3a, 3b, 3c, 3d)
Se origina en la parte proximal del borde caudal de la escápula y se inserta, junto con el músculo dorsal ancho, en la tuberosidad del redondo mayor del húmero.
Función: Al discurrir caudomedialmente a la articulación del hombro, actúa como flexor de la articulación y, además, como aductor del brazo.
Inervación: nervio axilar.

 

Músculos de la articulación del codo

Los músculos del codo se disponen rodeando al húmero casi totalmente. Se originan en el propio húmero, e incluso algunos de ellos en la escápula, y se insertan en las partes proximales del cúbito y radio. Se consideran un grupo craneal, cuyos componentes discurren cranealmente a la articulación del codo y actúan como flexores de la misma, y un grupo caudal, cuyos elementos pasan caudalmente a la articulación y son por tanto extensores.

Grupo craneal

M braquial (figuras 2b, 2c, 5b, 5c, 7c)      
Se origina en la cara caudal del húmero, en el área situada bajo el cuello del hueso. El vientre muscular se dispone a lo largo del surco del músculo braquial del húmero, de forma que se va relacionando sucesivamente con las caras lateral y craneal del hueso. Finalmente, el músculo braquial termina insertándose junto al músculo bíceps braquial en la tuberosidad del radio y en el área adyacente del cúbito.
Función: Es un flexor del codo.
Inervación: Nervio musculocutáneo.

M bíceps braquial (figuras 3b, 3c, 3d, 4a, 6a, 6c, 9a)
Se origina en el tubérculo supraglenoideo de la escápula. Tras atravesar el surco intertubercular y cubrir craneomedialmente el cuerpo del húmero, el músculo termina insertándose, junto al músculo braquial, en la tuberosidad del radio y en el área adyacente del cúbito (al lado de la apófisis coronoides medial).
Función: Flexiona el codo. Además es extensor y fijador del hombro.
Inervación: Nervio musculocutáneo.

Grupo caudal

M tríceps braquial (figuras 1a, 2b, 3a)           
Este músculo, el más potente y voluminoso de los músculos intrínsecos del miembro, rellena totalmente el espacio triangular delimitado por el borde caudal de la escápula, la cara caudal del húmero y el olécranon. Tiene cuatro cabezas: larga, lateral, medial y accesoria, que se insertan conjuntamente en la tuberosidad del olécranon.

Cabeza larga (figuras 2d, 5a, 5b, 6a, 6b). Es, con diferencia, la más grande y potente de las cuatro cabezas. Se origina en el borde caudal de la escápula.

Cabeza lateral (figuras 5a, 7a). Se origina en la línea tricipìtal del húmero.

Cabeza medial (figuras 6a, 6b, 9a). Se origina en el tercio proximal de la cara medial del húmero.

Cabeza accesoria (figuras 2d, 5b). Se origina en el cuello del húmero y su vientre queda rodeado por las otras tres cabezas del tríceps.

Función: Extiende y fija el codo. La cabeza larga, además, colabora en la flexión del hombro.
Inervación: Nervio radial.

M ancóneo (figuras 5a, 5c, 6c, 7a, 7c)
Este pequeño músculo, cubierto casi totalmente por la cabeza lateral del músculo tríceps braquial, se origina en la cresta supracondilar lateral del húmero y se inserta en la cara lateral del olécranon.
Función: Extiende el codo.
Inervación: Nervio radial.

M tensor de la fascia del antebrazo (figuras 3a, 3b, 9a)
Es una delgada banda muscular que se origina en la fascia que cubre medialmente al músculo dorsal ancho y se inserta en la cara medial del olécranon y en la fascia del antebrazo. Es muy superficial y cubre parcialmente la cara medial de la cabeza larga del M tríceps braquial.
Función: Extiende el codo y tensa la fascia del antebrazo.
Inervación: Nervio radial.

 

Mm supinadores y pronadores del antebrazo

Este grupo de músculos actúa sobre las articulaciones radiocubitales proximal y distal, permitiendo movimientos de rotación externa e interna del radio alrededor del cúbito. Hay dos músculos supinadores (M braquiorradial y M supinador) y dos músculos pronadores (M pronador redondo y M pronador cuadrado). Los primeros se disponen en la cara craneal del antebrazo. Los segundos lo hacen caudomedialmente.

M braquiorradial (figuras 7a, 7b)
Es un músculo inconstante (está presente en uno de cada tres perros) que tiene forma de banda larga y delgada dispuesta superficialmente sobre el músculo extensor carporradial. Se origina en la cresta supracondilar lateral del húmero y se inserta en el tercio distal de la cara medial del radio.
Función: Es rotador externo del radio (y del autopodo, que se mueve de forma solidaria con el radio).
Inervación: Nervio radial.

M supinador (figuras 7f, 7g)
Se origina en el epicóndilo lateral del húmero y se inserta en el borde medial del radio, a nivel del cuarto proximal. Se encuentra cubierto por el grupo de músculos extensores del carpo y de los dedos.
Función: Es rotador externo del radio (y del autopodo, que se mueve de forma solidaria con el radio).
Inervación: Nervio radial.

M pronador redondo (figuras 7b, 7f, 7g, 9a, 9b, 9e)
Se origina en el epicóndilo medial del húmero y se inserta en el borde medial del radio, algo más distalmente que el músculo supinador. Es un músculo superficial, dispuesto cranealmente al grupo de músculos flexores del carpo y de los dedos.
Función: Es rotador interno del radio (y del autopodo, que se mueve de forma solidaria con el radio).
Inervación: Nervio mediano.

M pronador cuadrado (figuras 9e, 9f, 10d)
Este músculo profundo, que está cubierto por el grupo de músculos flexores del carpo y de los dedos, se dispone cubriendo medialmente el espacio interóseo del antebrazo. Sus fibras unen el cúbito y el radio en ángulo recto al eje largo de los huesos.
Función: Es rotador interno del radio (y del autopodo, que se mueve de forma solidaria con el radio).
Inervación: Nervio mediano.

 

Músculos que actúan sobre el carpo y los dedos

Componen un conjunto de músculos que se originan, en la mayor parte de los casos, en la porción distal del húmero. Sus vientres, que son alargados, delgados y fusiformes, cubren los huesos del antebrazo. Sus largos tendones, que se alojan en surcos al pasar por las regiones distal del antebrazo y del carpo y se encuentran fijados mediante retináculos, se insertan en los huesos del carpo, en los metacarpianos o en las falanges. Se dividen, funcional y topográficamente, en dos grupos: extensor y flexor.

Grupo extensor (figuras 7a, 7d)

Los músculos del grupo extensor se originan, casi todos ellos, en el área del epicóndilo lateral del húmero, sus vientres se disponen craneolateralmente en el antebrazo, extienden el carpo y las articulaciones digitales y están inervados por el nervio radial.

M extensor carporradial (figuras 7a, 7b, 7c, 7d, 7e, 8b, 8d)
Es el más craneal y el mayor del grupo. Se origina en la cresta supracondilar lateral del húmero y se inserta en el extremo proximal de los metacarpianos II y III.
Función: Extiende y fija el carpo. Colabora en la flexión del codo.
Inervación: Nervio radial.

M extensor digital común (figuras 7a, 7c, 7d, 7e, 8a, 8b)
Se origina en el epicóndilo lateral del húmero. Su vientre muscular da lugar a cuatro largos tendones, que ya  aparecen claramente separados al pasar sobre la cara dorsal del carpo, y que terminan insertándose en la falange distal de los dedos II, III, IV y V (en la parte dorsal de la cresta unguicular). Al pasar sobre la cara dorsal de la articulación metacarpofalángica, cada uno de los tendones se desliza sobre un hueso sesamoideo dorsal (figuras 11a, 11b).
Función: Extiende el carpo y las articulaciones de los cuatro dedos principales.
Inervación: Nervio radial.

M extensor digital lateral (figuras 7a, 7c, 7d, 7e, 8a, 8b)
Se origina en el epicóndilo lateral del húmero y en el ligamento colateral del codo. Da lugar a tres tendones, que comienzan a divergir a la altura de la cara dorsal del carpo y que, a nivel de la falange proximal, se unen a los tendones correspondientes del músculo extensor digital común para terminar insertándose conjuntamente en la falange distal de los dedos más laterales (III, IV y V).
Función: Extiende el carpo y las articulaciones de los tres dedos más laterales.
Inervación: Nervio radial.

M extensor carpocubital (figuras 7a, 7c, 7d, 7e 8a, 8b, 8c)
Es el músculo más caudal del grupo. Se origina en el epicóndilo lateral del húmero y se inserta en la parte proximal del metacarpiano V y en el hueso accesorio del carpo.
Función: Dada su posición ambigua con respecto al eje de giro de la articulación del carpo, puede actuar como extensor o como flexor del carpo. Además, al disponerse lateralmente, ejerce también como abductor del autopodo.
Inervación: Nervio radial.

M separador largo del dedo I (figuras 7d, 7f, 8a, 8b, 8c, 8d
Este músculo, cuyo vientre tiene forma triangular y está cubierto por los extensores digitales, se origina en la membrana interósea del antebrazo y en las caras laterales del radio y cúbito. Su tendón de inserción se dirige oblicuamente hacia la cara medial del carpo, pasa sobre el tendón del M extensor carporradial, y termina en la base del metacarpiano I. Junto al lugar de inserción el tendón contiene un hueso sesamoideo.
Función: Es extensor y separador del dedo I. Actúa además como aductor del autopodo.
Inervación: Nervio radial.

M extensor de los dedos I y II (figuras 7f, 8b, 8c, 8d)
Su vientre, alargado y muy delgado, se encuentra cubierto por los otros extensores digitales. Se origina en el tercio medio del cúbito y termina, mediante un doble tendón, en el extremo distal del metacarpiano I y uniéndose al tendón para el dedo II del músculo extensor digital común (a la altura de la articulación metacarpofalángica).
Función: Extiende los dedos I y II.
Inervación: Nervio radial.

Grupo flexor (figuras 9a, 9b, 9c, 9d)

Los músculos del grupo flexor se originan, casi todos ellos, en el área del epicóndilo medial del húmero, sus vientres se disponen caudalmente en el antebrazo, flexionan el carpo y las articulaciones digitales y están inervados por los nervios mediano y cubital.

M flexor carporradial (figuras 9a, 9b, 9c)
Muy superficial, su vientre se sitúa caudalmente al músculo pronador redondo. Se origina en el epicóndilo medial del húmero y se inserta en la base de los metacarpianos II y III.
Función: Flexiona el carpo.
Inervación: Nervio mediano.

M flexor digital superficial (figuras 9a, 9b, 9c, 9d, 10a, 10b, 11a, 11b, 11c)
Es un potente músculo que, como la mayor parte del grupo, se origina en el epicóndilo medial del húmero. Se dispone superficialmente en el antebrazo entre los vientres de los músculos flexor carporradial y flexor carpocubital. Su tendón, que atraviesa la cara palmar del carpo externamente al retináculo flexor, se divide en la región metacarpiana en cuatro tendones que terminan insertándose en la cara palmar de la falange media de los dedos II, III, IV y V. Al nivel de la articulación metacarpofalángica, cada uno de los cuatro tendones forma una envoltura (manguito flexor) (figura 11b) alrededor del tendón correpondiente del músculo flexor digital profundo; de esta forma, los tendones profundos pueden atravesar o "perforar" a los tendones superficiales y continuar hacia su inserción en la falange distal.
Función: Es flexor del carpo y de las articulaciones de los dedos II, III, IV y V. Colabora en la fijación de las articulaciones metacarpofalángicas, y por tanto en el soporte del peso del animal.
Inervación: Nervio mediano.

M flexor carpocubital (figuras 9a, 9d, 10a)
Este músculo, el más caudal del grupo, está formado por dos cabezas (humeral y cubital) prácticamente independientes a lo largo de toda su longitud que se insertan en el hueso accesorio del carpo. La cabeza humeral, más voluminosa y parcialmente cubierta por la cabeza cubital, se origina en el epicóndilo medial del húmero. La cabeza cubital, más delgada, se origina en las caras medial y caudal del olécranon.
Función: flexiona el carpo y abduce el autopodo.
Inervación: Nervio cubital.

M flexor digital profundo (figuras 9a, 9b, 9c, 10c, 10d, 10e, 11a, 11b, 11c)
Este músculo, el más potente y profundo del grupo, se encuentra cubierto en buena parte por los otros tres músculos flexores. Presenta tres cabezas: humeral, radial y cubital.

Cabeza humeral (figuras 9c, 9f). Es la más voluminosa de las tres y se encuentra parcialmente dividida en tres vientres. Se origina en el epicóndilo medial del húmero.

Cabeza radial (figuras 9e, 9f). Se origina en el borde medial del radio, a nivel de su tercio medio.

Cabeza cubital (figuras 9e, 9f). Se origina en la cara medial del olécranon y del cuerpo del cúbito.

Las tres cabezas se unen en la parte distal del antebrazo. El tendón común resultante cruza la cara palmar del carpo, dentro del canal del carpo y cubierto por el retináculo flexor, y se divide en la región metacarpiana en cinco tendones. Cada uno de los tendones termina insertándose en el tubérculo flexor de la falange distal de cada uno de los cinco dedos.
Función: Es flexor del carpo y de las articulaciones digitales de los cinco dedos. Colabora en la fijación de las articulaciones metacarpofalángicas, y por tanto en el soporte del peso del animal.
Inervación: Nervios mediano y cubital.

 

Músculos del autopodo

La cara palmar de la mano contiene un grupo propio de pequeños músculos cuyos vientres se disponen en la región metacarpiana. Su acción complementa a la de los músculos extensores y flexores de los dedos situados en la región del antebrazo, cuyos tendones recorren las caras dorsal y palmar del autopodo. Los músculos del autopodo se pueden clasificar en dos grupos: Músculos comunes, que actúan sobre el conjunto de los dedos, y Músculos propios, que ejercen su función sobre dedos individuales (I, II y V).

Músculos comunes

M interflexor (figura 10c)
Es un músculo rudimentario que se sitúa, a nivel carpo-metacarpiano, entre los tendones de los músculos flexor digital superficial y flexor digital profundo. Está inervado por el nervio mediano.

Mm lumbricales (figuras 10c, 10d, 11a)
Son tres pequeños músculos que, originándose en los tendones del músculo flexor digital profundo, terminan en la falange proximal de los dedos III, IV y V. Colaboran en la flexión de los dedos y están inervados por el nervio cubital.

Mm interóseos (figuras 10f, 10g, 11a, 11b, 11c)
Los cuatro músculos interóseos, que se originan en el fibrocartílago palmar del carpo y en el extremo proximal de los cuatro metacarpianos mayores (II, III, IV y V), se disponen entre los tendones del músculo flexor digital profundo y la cara palmar de los huesos metacarpianos. Cada uno de los músculos se divide distalmente para insertarse en los dos huesos sesamoideos proximales dispuestos en la cara palmar de la articulación metacarpofalángica. Desde cada hueso sesamoideo un tendón continúa distalmente hacia la cara dorsal del dedo, donde termina fusionándose con el tendón del músculo extensor digital común (figuras 11a, 11b).
Función: Flexionan y fijan las articulaciones metacarpofalángicas.
Inervación: Nervio cubital.

Músculos propios de los dedos

Músculos propios del dedo I (figura 10g)
El dedo I tiene tres músculos propios (M flexor corto del dedo I, M separador corto del dedo I y M aductor del dedo I) escasamente desarrollados. Los tres se originan en la cara palmar del carpo y se insertan en la falange proximal. Están inervados por el nervio cubital.

Músculos propios del dedo II (figura 10g)
El músculo aductor del dedo II, que se dispone entre la cara palmar del carpo y la falange proximal, es el único músculo propio del dedo II. Está inervado por el nervio cubital.

Músculos propios del dedo V (figuras 10d, 10g)
El dedo V tiene tres músculos propios (M flexor del dedo V, M aductor del dedo V, M separador del dedo V). Los dos primeros se originan en la cara palmar del carpo y el tercero en el hueso accesorio; todos se insertan en la falange proximal. Están inervados por el nervio cubital.

 


MÚSCULOS DE LA CINTURA DEL MIEMBRO PELVIANO

Al contrario de lo que ocurre en el miembro anterior, donde no hay una verdadera articulación con el tronco, los huesos de la cintura pélvica están firmemente unidos al tronco por medio de la articulación sacroiliaca y sus ligamentos. Por este motivo, los músculos extrínsecos del miembro posterior, o músculos de la cintura pélvica, son menos numerosos y están, en conjunto, menos desarrollados que los músculos de la cintura torácica. Los tres músculos del grupo se originan en la superficie ventral de las vértebras lumbares y se insertan en el ilion o en la parte proximal del fémur. Por su posición reciben también el nombre de músculos lumbares internos o sublumbares.

Su función es más sencilla y menos significativa que la de los músculos de la cintura torácica. Desde un punto de vista estático, intervienen en la fijación de la pelvis y estabilizan y fijan la columna vertebral, por lo que colaboran en el soporte del peso del abdomen. Desde el punto de vista dinámico, los músculos extrínsecos del miembro intervienen en el movimiento de la columna vertebral y del miembro: aumentan la inclinación de la pelvis y arquean dorsalmente la columna lumbar, interviniendo en situaciones como la defecación, la micción, el parto y la cópula. Durante el galope del animal, la acción de los músculos proyecta hacia delante los miembros posteriores, que se introducen bajo el tronco.

M psoas menor (figuras 13a, 13b, 16a, 16g)
Se origina en la superficie ventral de los cuerpos de la última vértebra torácica y 4 ó 5 primeras vértebras lumbares y se inserta en la línea arqueada del ilion.
Función: Con la columna fijada, dirige la pelvis cranealmente. Si la pelvis está fijada, estabiliza y arquea dorsalmente la columna lumbar.
Inervación: Ramos ventrales de los nervios lumbares.

M iliopsoas (figuras 13a, 13b, 14h, 16a, 16g)
Este músculo, que se encuentra parcialmente cubierto por el músculo psoas menor, presenta dos partes parcialmente fusionadas. La porción mayor, el músculo psoas mayor (figuras 13a, 15k 16f), se origina en la superficie ventral de los cuerpos y apófisis transversas de las vértebras lumbares. El músculo iliaco (figuras 13a, 15k 16f), que es la parte más pequeña, se origina en la cara iliaca del ala del ilion. Las dos partes se unen y se insertan conjuntamente en el trocánter menor del fémur.
Función: Flexiona la cadera y adelanta el miembro. Cuando el miembro está fijo estabiliza y arquea dorsalmente la columna.
Inervación: Ramos ventrales de los nervios lumbares.

M cuadrado lumbar (figura 13c)
Se encuentra cubierto por el músculo psoas mayor. Se origina en la superficie ventral de los cuerpos de las últimas vértebras torácicas y de las apófisis transversas de las vértebras lumbares y se inserta en el borde ventral del ala del sacro y en la cresta iliaca.
Función: Fija la columna lumbar y la arquea dorsalmente.
Inervación: Ramos ventrales de los nervios lumbares.

 


MÚSCULOS INTRÍNSECOS DEL MIEMBRO PELVIANO

Los músculos intrínsecos del miembro se disponen uniendo los diferentes segmentos del esqueleto del miembro. Su principal función es la de activar articulaciones individuales o grupos articulares para proporcionar la fuerza motriz para la locomoción. Por este motivo los músculos intrínsecos del miembro posterior son, en general, más potentes y se disponen de manera más compleja que los músculos del miembro anterior. La mayor masa muscular corresponde a los grupos extensores de las diferentes articulaciones, ya que cuando el miembro se apoya firmemente contra el suelo y las articulaciones se extienden el tronco es propulsado hacia delante. No hay más que observar, en este sentido, el gran desarrollo que alcanzan los músculos glúteos (extensores de la cadera), el cuádriceps femoral (extensor de la rodilla) o el gastrocnemio (extensor del tarso). Los músculos flexores, por el contrario, son menos voluminosos; su contracción acorta el miembro, lo que ocurre por ejemplo cuando el animal levanta el miembro del suelo durante algunas fases de la locomoción.

En segundo lugar, la acción de algunos músculos intrínsecos (cuádriceps femoral, gastrocnemio, flexores digitales, interóseos) fija y mantiene los ángulos articulares cuando el animal se encuentra en la estación, con los miembros apoyados en el suelo. De esta forma, estos músculos colaboran en el soporte y la amortiguación del peso del cuerpo, si bien esta función es secundaria si se comparan los miembros pelvianos con los torácicos.

Por último, algunos de los músculos intrínsecos del miembro pelviano participan en actividades más especializadas (arañar, trepar, escarbar, espantar insectos, etc.) si bien, debido al menor desarrollo de los músculos del autopodo, el rango de movimientos es más limitado que en el miembro torácico.

Los músculos intrínsecos pueden clasificarse, de acuerdo con su posición y su función, en cuatro grandes grupos: Músculos de la articulación de la cadera, músculos de la articulación de la rodilla, músculos que actúan sobre el tarso y los dedos y músculos del autopodo.

 

Músculos de la articulación de la cadera

Son numerosos y, en general, potentes. Se organizan en cuatro grupos bien diferenciados: Músculos externos de la cadera, músculos caudales del muslo, músculos mediales del muslo y músculos profundos de la cadera.

Grupo de músculos externos de la cadera

El grupo incluye los potentes músculos extensores de la articulación (músculos glúteos y piriforme) que ocupan la región glútea. Se disponen sobre el ilion, donde se originan, si bien algunos lo hacen también en el sacro y primera vértebra caudal y en el ligamento sacrotuberoso, y se insertan en la parte proximal del fémur. El músculo tensor de la fascia lata, que aunque es flexor de la cadera es muy superficial y está relacionado topográficamente con los glúteos, también se considera parte del grupo.

M glúteo superficial (figuras 14a, 14b, 15a, 17a)
Se origina en la fascia glútea, cresta sacra lateral y apófisis transversa de la primera vértebra caudal, además de en la mitad proximal del ligamento sacrotuberoso. La inserción tiene lugar en la tuberosidad glútea del fémur, distalmente al trocánter mayor.
Función: Extiende la cadera.
Inervación: Nervio glúteo caudal.

M glúteo medio (figuras 14a, 14b, 14c, 15a, 17a)
Es el más potente del grupo; se encuentra cubierto por la fascia glútea y, en parte, por el músculo glúteo superficial. Se origina en la cara glútea del ala del ilion y se inserta en el trocánter mayor del fémur.
Función: Extiende la cadera, dirigiendo el miembro posterior hacia atrás y hacia el exterior. Colabora de manera importante en la propulsión del tronco.
Inervación: Nervio glúteo craneal.

M piriforme (figuras 14d, 15e)
Se encuentra cubierto por los músculos glúteos superficial y medio. Se origina en la cresta sacra lateral y en el ligamento sacrotuberoso y se inserta en el trocánter mayor del fémur.
Función: Extiende la cadera y abduce el miembro.
Inervación: Nervio glúteo caudal.

M glúteo profundo (figuras 14d, 14e, 15e)
Está cubierto por el músculo glúteo medio. Se origina en la cara lateral del cuerpo del ilion y en la espina isquiática y se inserta en el trocánter mayor del fémur.
Función: Extiende la cadera y abduce el miembro.
Inervación: Nervio glúteo craneal.

M tensor de la fascia lata (figuras 14a, 15a, 15c, 15d, 16c)
De forma triangular, se sitúa superficialmente rellenando el hueco existente entre la tuberosidad coxal y la rodilla. Se origina en la tuberosidad coxal y el área adyacente y termina, utilizando la fascia lata como aponeurosis de inserción, en la región de la rodilla y en la fascia de la pierna.
Función: Flexiona la cadera, tensa la fascia lata y colabora en la extensión de la rodilla.
Inervación: Nervio glúteo craneal.

Grupo de músculos caudales del muslo

Aunque se consideran pertenecientes al grupo de músculos de la cadera, los músculos caudales del muslo tienen largos vientres que conforman el aspecto caudal del muslo y se insertan muy distalmente, lo que les permite actuar simultáneamente tanto sobre la cadera como sobre la rodilla e incluso sobre el tarso. Estos músculos colaboran por tanto de forma importante en la propulsión del tronco, que es resultado de la extensión del conjunto de articulaciones del miembro pelviano.

M bíceps femoral (figuras 15a, 15b, 17a)
Este músculo, uno de los más potentes y voluminosos del organismo, se dispone superficialmente en el aspecto caudolateral del muslo. Está formado por dos porciones separadas muy incompletamente. La parte craneal, más grande, se origina en la porción distal del ligamento sacrotuberoso. La parte caudal, más pequeña y profunda, se origina en la parte ventrolateral de la tuberosidad isquiática. El vientre se ensancha distalmente de manera que la inserción, que tiene lugar en forma de aponeurosis aprovechando la fascia lata y la fascia de la pierna, es muy amplia (figura 15b) e incluye la rótula, el ligamento rotuliano y la tuberosidad tibial (parte craneal del músculo) y el borde craneal de la tibia (parte caudal del músculo). Un tendón se dirige hacia la tuberosidad del calcáneo y colabora por tanto en la formación del tendón calcáneo común.
Función: Es extensor de todo el miembro, ya que extiende la cadera, la rodilla y el tarso, además de abductor. La parte caudal del músculo actúa, cuando el miembro no apoya en el suelo, como flexora de la rodilla.
Inervación: Nervios glúteo caudal y ciático.

M separador caudal de la pierna (figuras 14d, 15b, 15c)
Es una estrecha y larga banda muscular que queda cubierta, excepto distalmente, por el músculo bíceps femoral. Se origina en la parte distal del ligamento sacrotuberoso y se inserta, mediante la fascia de la pierna, en el borde craneal de la tibia.
Función: Actúa como abductor, reforzando la acción del músculo bíceps femoral.
Inervación: Nervio ciático.

M semitendinoso (figuras 15a, 15c, 15e, 15i, 16d, 16e, 17a)
Situado entre los músculos bíceps femoral y semimembranoso, el músculo semitendinoso forma el contorno caudal del muslo. Se origina en la cara ventral de la tuberosidad isquiática y se inserta en el borde craneal y en el tercio proximal de la cara medial de la tibia. Un tendón se dirige hacia la tuberosidad del calcáneo y colabora por tanto, como el músculo bíceps femoral, en la formación del tendón calcáneo común.
Función: Extiende la cadera, la rodilla y el tarso, participando en la propulsión del tronco. Si el miembro no apoya en el suelo, actúa como flexor de la rodilla.
Inervación: Nervio ciático.

M semimembranoso (figuras 15e, 15g, 15i, 15j, 16d, 16e, 17a
Es el más medial del grupo de músculos caudales del muslo. Tras originarse en la superficie ventral de la tuberosidad isquiática se divide en dos vientres que se insertan, respectivamente, junto al cóndilo medial del fémur (vientre craneal) y bajo el cóndilo medial de la tibia (vientre caudal).
Función: Extiende la cadera y la rodilla, participando en la propulsión del tronco. Si el miembro no apoya en el suelo actúa como flexor de la rodilla y aductor del miembro.
Inervación: Nervio ciático.

Grupo de músculos mediales del muslo

Los músculos mediales del muslo constituyen un potente grupo muscular, dispuesto entre la superficie ventral de la pelvis y la parte distal del fémur, que actúa sobre la articulación de la cadera provocando la aducción, o impidiendo la abducción no deseada, del miembro. Además algunos de ellos, al insertarse en la fascia de la pierna y en la tibia, actúan también sobre la rodilla. Hay dos músculos superficiales (sartorio y gracilis) y dos profundos (pectíneo y aductor).

M sartorio (figuras 15f, 16a, 16b)
Es un músculo largo y plano formado por dos partes (craneal y caudal) que se originan en el área de la tuberosidad coxal del ilion. La parte craneal, que forma el contorno craneal del muslo (figuras 15a, 15c), se inserta en la fascia de la rodilla y en la rótula, mientras que la parte caudal lo hace más distalmente, en la fascia de la pierna y en el borde craneal de la tibia.
Función: Flexiona la cadera y adelanta y aduce el miembro. Flexiona la rodilla (con el miembro levantado) o la extiende (con el miembro apoyado).
Inervación: Nervio femoral y ramos musculares del nervio safeno.

M gracilis (figuras 15j, 16a, 16b, 17a)
Es un músculo ancho que se dispone superficialmente ocupando gran parte de la cara medial del muslo. Se origina mediante una aponeurosis en la cara ventral de la sínfisis pélvica; dicha aponeurosis, llamada tendón sinfisario, se sitúa en la línea media y sirve también de origen al músculo contralateral y a los músculos aductores. La inserción tiene lugar, también en forma de aponeurosis, en la fascia de la pierna y el borde craneal de la tibia; desde el borde caudal de la aponeurosis se desprende una banda tendinosa que colabora en la formación del tendón calcáneo común y termina en la tuberosidad del calcáneo.
Función: Aduce el miembro y colabora en la extensión de la rodilla.
Inervación: Nervio obturador.

M pectíneo (figuras 13a, 16a, 16b, 16c, 16f)
Es un músculo pequeño, aunque potente, y fusiforme. Se origina en la eminencia iliopúbica y en el pecten del pubis. Su largo tendón de inserción termina distalmente en el labio medial de la cara áspera del fémur.
Función: Aduce el muslo.
Inervación: Nervio obturador.

Mm aductores (figuras 13a, 14g, 15e, 15k, 16a, 16c, 17b, 17c)
El grupo de los músculos aductores tiene dos componentes independientes. El músculo aductor largo (figura 16f), que es con diferencia el más pequeño y se encuentra cubierto por el otro componente, se origina en la cara ventral de la rama craneal del pubis y se inserta proximalmente en el labio lateral de la cara áspera del fémur. El músculo aductor grande y corto (figura 16f), cubierto por el gracilis y mucho más voluminoso que la otra parte, se origina en el tendón sinfisario y en la cara ventral de la sínfisis pélvica. La inserción tiene lugar a lo largo de todo el labio lateral de la cara áspera del fémur.
Función: Aduce el miembro y extiende la cadera.
Inervación: Nervio obturador.

Grupo de músculos profundos de la cadera

Incluye un grupo de pequeños músculos situados profundamente y en estrecha relación con la articulación coxofemoral. La mayor parte se disponen caudalmente a la misma y, dado su pequeño volumen, influyen mínimamente en los movimientos del miembro. En general actúan provocando la rotación externa del fémur.

M obturador interno (figuras 14e, 14f, 14g, 14h, 14i, 16h, 17a)
Se origina en la cara pélvica del pubis y del isquion, alrededor de los bordes del agujero obturado, de manera que el ancho vientre muscular se dispone cubriendo dorsalmente el agujero. Su tendón de inserción abandona la pelvis, pasando a través de la incisura isquiática menor, y termina en la fosa trocantérica del fémur.
Función: Rota externamente el fémur y extiende la cadera.
Inervación: Nervio ciático.

Mm gemelos (figuras 14e, 14f, 14g)
Son dos pequeños músculos que, parcialmente fusionados, se disponen flanqueando craneal y caudalmente al tendón del músculo obturador interno. Se originan en la espina isquiática y en el cuerpo del isquion y se insertan en la fosa trocantérica del fémur.
Función: Rotan externamente el fémur y extienden la cadera.
Inervación: Nervio ciático.

M obturador externo (figuras 14f, 14g, 14h, 15k, 16g)
Se origina en la cara ventral del pubis y del isquion, alrededor de los bordes del agujero obturado, de manera que el vientre muscular se dispone cubriendo ventralmente el agujero. La inserción tiene lugar en la fosa trocantérica del fémur.
Función: Rota externamente el fémur y aduce el miembro.
Inervación: Nervio obturador.

M cuadrado femoral (figuras 14c, 14e, 14f, 15e)
Se origina en la cara ventral de la tabla del isquion y se inserta en el área distal a la fosa trocantérica del fémur.
Función: Rota externamente el fémur y extiende la cadera.
Inervación: Nervio ciático.

M articular de la cadera (figuras 14f, 14h, 15k, 16f)
Contrariamente a los otros componentes del grupo, el músculo articular de la cadera se dispone craneolateralmente a la articulación, quedando cubierto por el músculo glúteo profundo. Se origina en la cara lateral del cuerpo del ilion y, tras relacionarse estrechamente con la cápsula articular coxofemoral, se inserta cranealmente en el área del cuello del fémur.
Función: Tensa la cápsula articular y flexiona la articulación de la cadera.
Inervación: Nervio glúteo craneal.

 

Músculos de la articulación de la rodilla

Como se ha indicado anteriormente, algunos de los elementos incluidos en el grupo de músculos de la cadera son capaces de movilizar también, y frecuentemente de forma significativa, la articulación de la rodilla. Hay, además, dos músculos que actúan específicamente sobre la rodilla: el músculo cuádriceps femoral, que es un potente extensor, y el músculo poplíteo, de carácter flexor.

M cuádriceps femoral (figuras 15l, 15m, 16h)
El músculo cuádriceps femoral constituye un potente y voluminoso grupo muscular dispuesto cranealmente a lo largo del muslo y estrechamente relacionado con el fémur, al que cubre lateral, craneal y medialmente. Está cubierto por el músculo tensor de la fascia lata y la propia fascia lata, lateralmente, y el músculo sartorio, medialmente.
Sus cuatro cabezas (músculos recto femoral, vasto lateral, vasto intermedio y vasto medial) convergen distalmente sobre la rótula, que actúa como un hueso sesamoideo, y se insertan conjuntamente, por medio del ligamento rotuliano, en la tuberosidad de la tibia.

M recto femoral (figuras 15f, 15g, 15h, 16c, 16d). Se origina en el cuerpo del ilion, cranealmente al acetábulo. Es la única cabeza que se origina en el coxal, y la más craneal de las cuatro, quedando parcialmente encerrada entre los vastos lateral y medial.

M vasto lateral (figuras 15c, 15d, 15e, 15f). Es la más grande de las cuatro cabezas. Se origina en la parte proximal del cuerpo del fémur, craneolateralmente.

M vasto medial (figuras 15h, 16c, 16d, 16e). Se origina en la parte proximal del cuerpo del fémur, craneomedialmente. Cubre la cara medial del fémur.

M vasto intermedio (figura 15g). Se origina en la parte proximal del cuerpo del fémur, cranealmente. Es la más débil de las cuatro cabezas  y cubre cranealmente al fémur, quedando rodeado por las otras tres cabezas.

Función: El músculo cuádriceps femoral es el más potente extensor de la rodilla, por lo que participa de manera importante en la propulsión del tronco. Fija la rodilla cuando el animal se encuentra en la estación, colaborando por tanto en el sostén del peso del tronco. Además, el músculo recto femoral, debido a su origen en el ilion, flexiona la cadera.
Inervación: Nervio femoral.

M poplíteo (figuras 15m, 16h, 19c, 19d)
Se origina en la fosa para el músculo poplíteo, situada sobre el cóndilo lateral del fémur. Su largo tendón de origen da lugar a un vientre triangular que, cubierto por los músculos gastrocnemio y flexor digital superficial, se dispone sobre el tercio proximal de la cara caudal de la tibia. La inserción tiene lugar en el borde medial de la tibia. El tendón de origen del músculo contiene un hueso sesamoideo.
Función: Flexiona la rodilla y rota internamente la pierna.
Inervación: Nervio tibial.

 

Músculos que actúan sobre el tarso y los dedos

Componen un conjunto de músculos que se originan, en general, en la parte distal del fémur o en la parte proximal de la tibia y el peroné. Sus vientres, que son alargados y fusiformes, cubren los huesos de la pierna craneal, lateral y caudalmente (la cara medial de la tibia es subcutánea). Presentan largos tendones, algunos de los cuales se encuentran fijados mediante retináculos a su paso por las regiones distal de la pierna y tarsiana, que se insertan en los huesos del tarso, en los metatarsianos o en las falanges. Se dividen, funcional y topográficamente, en dos grupos: craneolateral y caudal.

Grupo craneolateral

Los músculos del grupo craneolateral cubren las caras craneal y lateral de la tibia y el peroné. Actúan flexionando el tarso (la cara de flexión del tarso es la craneal, al contrario de lo que ocurre en la articulación del carpo, donde la cara de flexión es caudal). Además, los músculos del grupo que se insertan en las falanges actúan también extendiendo los dedos. Todos ellos están inervados por ramos del nervio peroneo.

M tibial craneal (figuras 18a, 18b, 19a, 20c, 21a, 21b)
Es el músculo más fuerte y también el más craneal del grupo. Dispuesto superficialmente, tiene su origen en la parte proximal de la cara lateral de la tibia, por detrás del borde craneal y por debajo del cóndilo lateral del hueso. Su tendón de inserción, tras atravesar el retináculo extensor de la pierna, cruza sobre la cara craneal del tarso en dirección medial para terminar en el hueso tarsal I y en la base del metatarsiano II.
Función: Flexiona el tarso y rota externamente el autopodo.
Inervación: Nervio peroneo.

M extensor digital largo (figuras 15m, 18a, 18b, 18c, 18d, 20a, 20b, 20c)
Tiene su origen en la fosa extensora del fémur. Su potente vientre queda cubierto en el área proximal de la pierna por los músculos tibial craneal y peroneo largo. Presenta un largo tendón de inserción que, rodeado por los retináculos extensores de la pierna y tarsiano, atraviesa la cara dorsal del tarso y da lugar a cuatro tendones que terminan insertándose en la falange distal de los dedos II, III, IV y V (en la parte dorsal de la cresta unguicular). Al pasar sobre la cara dorsal de la articulación metatarsofalángica, cada uno de los tendones se desliza sobre un hueso sesamoideo dorsal, de igual forma que el músculo extensor digital común del miembro torácico.
Función: Flexiona el tarso y extiende las articulaciones de los cuatro dedos.
Inervación: Nervio peroneo.

M peroneo largo (figuras 18a, 18b, 18c, 20b)
Se origina en la cabeza del peroné, en la cara lateral de la tibia (en el área inmediatamente distal al cóndilo lateral) y en el ligamento colateral lateral de la articulación femorotibial. Su vientre muscular, dispuesto a lo largo de la mitad proximal de la pierna, da lugar a un largo tendón que pasa sobre el maleolo lateral y la cara lateral del tarso y se dirige caudalmente para terminar insertándose plantarmente en la base de los huesos metatarsianos. En la zona maleolar el tendón de inserción queda fijado por el retináculo de los músculos peroneos.
Función: Flexiona el tarso y rota internamente el autopodo.
Inervación: Nervio peroneo.

M extensor largo del dedo I (figuras 18d, 18e, 20c, 20d)
Es un músculo cuyo vientre, sumamente fino, se dispone profundamente cubierto por los vientres de los músculos extensor digital largo y peroneo largo. Se origina en el tercio medio del peroné y en la membrana interósea de la pierna. Su tendón, extremadamente delgado, atraviesa el retináculo extensor de la pierna y se inserta en la falange proximal del dedo II y, si está presente, en el metatarsiano I.
Función: Flexiona el tarso y extiende los dedos II y, si está presente, I.
Inervación: Nervio peroneo.

M extensor digital lateral (figuras 18e, 20a, 20b, 20d)
Su vientre muscular, de escaso volumen y longitud, se sitúa caudalmente al músculo peroneo largo y queda oculto entre éste y el músculo flexor digital lateral (perteneciente ya al grupo caudal de músculos de la pierna). Se origina en el tercio proximal del peroné y termina insertándose en la falange proximal del dedo V y uniéndose al tendón para el dedo V del músculo extensor digital largo. Al pasar sobre el maleolo lateral, el tendón de inserción, que discurre encajado en un surco tendinoso, es abrazado por el retináculo de los músculos peroneos.
Función: Extiende y separa el dedo V.
Inervación: Nervio peroneo.

M peroneo corto (figuras 18e, 20b)
Su vientre muscular, alargado y de escaso volumen, está cubierto por los tendones de los músculos peroneo largo y extensor digital lateral. Se origina en la mitad distal de la tibia y el peroné y se inserta en la base del metacarpiano V. Al pasar sobre el maleolo lateral, el tendón de inserción, que discurre encajado en un surco tendinoso junto al tendón del músculo extensor digital lateral, es abrazado por el retináculo de los músculos peroneos.
Función: Flexiona el tarso.
Inervación: Nervio peroneo.

Grupo caudal

Los vientres musculares del grupo caudal cubren la cara caudal de la tibia y forman, por tanto, los contornos caudales de la pierna. Actúan extendiendo el tarso (la cara de extensión del tarso es la caudal, al contrario de lo que ocurre en la articulación del carpo, donde la cara de extensión es craneal). Además, los músculos del grupo que se insertan en las falanges actúan también flexionando los dedos. Todos ellos están inervados por ramos del nervio tibial.

M gastrocnemio (figuras 15b, 15c, 18a, 18b, 19a, 19b)
Es un músculo, potente, voluminoso y fusiforme formado por dos cabezas. Ambas cabezas, lateral y medial, se originan en las tuberosidades supracondilares lateral y medial del fémur, respectivamente; cada uno de los dos tendones de origen incluye un hueso sesamoideo (figuras 19d, 19e). Los dos vientres musculares se fusionan distalmente dando lugar a un tendón que termina insertándose en la tuberosidad del calcáneo. El tendón de inserción del músculo gastrocnemio es el principal componente del tendón calcáneo común.
Función: Extiende el tarso.
Inervación: Nervio tibial.

M flexor digital superficial (figuras 18a, 18b, 18c, 21a, 21b, 21c, 21d)
Se origina junto a la cabeza lateral del músculo gastrocnemio, a la cual está parcialmente fusionado, en la tuberosidad supracondilar lateral del fémur. Su vientre muscular está rodeado por las dos cabezas del gastrocnemio y sólo su parte distal es superficial. El tendón de inserción, después de rodear medialmente al tendón del gastrocnemio en la mitad distal de la pierna, se sitúa caudalmente en el tendón calcáneo común  y se inserta en la tuberosidad del calcáneo. Tras fijarse en el calcáneo, el tendón continúa distalmente para dividirse en cuatro ramas tendinosas que terminan insertándose en la cara plantar de la falange media de los dedos II, III, IV y V. A la altura de la articulación metatarsofalángica, y de igual manera que en el miembro torácico (figura 11b), cada uno de los cuatro tendones forma una envoltura cilíndrica (manguito flexor) alrededor del tendón correspondiente del músculo flexor digital profundo; de esta forma, los tendones profundos pueden atravesar o "perforar" a los tendones superficiales y continuar hacia su inserción en la falange distal.
Función: Flexiona los dedos y extiende el tarso. Debido a su naturaleza tendinosa, fija la articulación del tarso y las articulaciones metatarsofalángicas, colaborando por tanto en el soporte del peso del animal.
Inervación: Nervio tibial.

Mm flexores digitales profundos (figuras 19c, 21a, 21d, 21e, 21f)
Los dos músculos flexores digitales profundos (lateral y medial) se sitúan cubriendo gran parte de la cara caudal de la tibia y el peroné. El músculo flexor digital lateral (figuras 18a, 18b, 19c, 19e, 20b, 21b), el mayor de los dos, se origina en la cara caudal del peroné, en el área caudolateral de la tibia y en la membrana interósea de la pierna. Su tendón de inserción discurre sobre el surco tendinoso situado en la cara plantar del calcáneo y continúa distalmente, fusionándose con el tendón del músculo flexor digital medial en la cara plantar del tarso. El músculo flexor digital medial (figuras 19c, 19e, 21b), bastante más pequeño que el lateral, se origina en la cabeza del peroné y en la línea poplítea de la cara caudal de la tibia. Su largo y delgado tendón pasa sobre el maleolo medial de la tibia y se fusiona, en la cara plantar del tarso, con el tendón del músculo flexor digital lateral.
El tendón común resultante de la unión de los dos músculos da lugar, en la cara plantar del metatarso, a cuatro tendones que terminan insertándose en el tubérculo flexor de la falange distal de cada uno de los cuatro dedos. En el caso de estar presente del dedo I, el tendón común se ramifica en cinco tendones.
Función: Flexiona los dedos y extiende el tarso.
Inervación: Nervio tibial.

M tibial caudal (figuras 19d, 21b)
Su vientre muscular, que es sumamente pequeño y se encuentra cubierto por el músculo flexor digital profundo, se origina en la cabeza del peroné. Su largo tendón de inserción, que acompaña al tendón del músculo flexor digital medial, termina en la cara medial del tarso.
Función: Extiende débilmente el tarso.
Inervación: Nervio tibial.

 

Músculos del autopodo

El autopodo pelviano contiene un grupo propio de pequeños músculos cuyos vientres se disponen en las caras dorsal y, sobre todo, plantar de la región metatarsiana. Su acción complementa a la de los músculos extensores y flexores de los dedos situados en la región de la pierna, cuyos tendones recorren también las caras dorsal y plantar del autopodo. Los músculos del autopodo se pueden clasificar en dos grupos: Músculos comunes, que actúan sobre el conjunto de los dedos, y Músculos propios, que ejercen su función sobre dedos individuales.

Músculos comunes

La mayoría de los músculos del grupo (Músculos interóseos, figuras 21e, 21f, 21g, Músculos lumbricales, figura 21f, Músculos interflexores) son bastante similares y tienen igual función que los músculos de igual nombre del autopodo torácico. Algunos, sin embargo, son específicos del autopodo pelviano (músculos extensor digital corto y cuadrado plantar) y se describen a continuación.

M extensor digital corto (figuras 20a, 20c, 20d)
Se origina en el calcáneo y en el conjunto de ligamentos que cubren la cara dorsal del tarso. Está formado por tres cabezas parcialmente fusionadas que se disponen, cubiertas por los tendones del músculo extensor digital largo, sobre la cara dorsal del metatarso. Los tres tendones de inserción resultantes, uno por cada cabeza, terminan uniéndose a los tendones del músculo extensor digital largo a la altura de la falange proximal de los dedos II, III y IV.
Función: Extiende los dedos II, III y IV.
Inervación: Nervio peroneo.

M cuadrado plantar (figura 21e)
Es un músculo extremadamente rudimentario. Se origina en la cara plantar del calcáneo y termina en el tendón común del músculo flexor digital profundo o, en el caso de existir, en la falange distal del dedo I.
Inervación: N tibial.

Músculos propios de los dedos (figura 21g)

Son, en general, similares a los músculos de los dedos del miembro anterior, si bien están algo menos desarrollados. Unicamente se mencionará, por su diferente disposición, el músculo separador del dedo V.

M separador del dedo V (figura 20b)
Es un fino músculo, prácticamente tendinoso, que se origina en la tuberosidad del calcáneo y se inserta en la base del metacarpiano V.
Inervación: N tibial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

Anderson W.D., B.G. Anderson (1994). Atlas of Canine Anatomy. Ed. Lea and Febiger (Philadelphia)

Barone R. (1980). Anatomie Comparée des mammifères domestiques. Tome 2, Arthrologie et myologie (2ª ed). Ed. Vigot (Paris)

Done S.H., P.C. Goody, S.A. Evans, N.C. Stickland (1997). Atlas en color de Anatomía Veterinaria. El perro y el gato. Ed. Harcourt Brace (Madrid)

Dyce K.M., W.O. Sack, C.J.G. Wensing (1999). Anatomía Veterinaria (2ª ed). Ed. McGraw-Hill Interamericana (Mexico)

Evans H.E. (1993). Miller's Anatomy of the Dog (3ª ed). Ed. W.B. Saunders Co. (Philadelphia)

Nickel R., A. Schummer, E. Seiferle (1986). The Anatomy of the Domestic Animals. Volume 1. The Locomotor System of the Domestic Mammals. Ed. Paul Parey (Berlin)

Nomina Anatomica Veterinaria (1994). 4ªed. The World Association of Veterinary Anatomists (Zurich)

Ruberte J., J Sautet (1996). Atlas de Anatomía del Perro y del Gato. Volumen 2. Tórax y Miembro Torácico. Ed. Multimédica (Sant Cugat del Vallès)

Ruberte J., J Sautet (1998). Atlas de Anatomía del Perro y del Gato. Volumen 3. Abdomen, Pelvis y Miembro Pelviano. Ed. Multimédica (Sant Cugat del Vallès)

Schaller O., editor (1996). Nomenclatura anatómica veterinaria ilustrada. Ed. Acribia (Zaragoza)